La facturación por hora se encuentra en el corazón de las tradiciones y es por mucho la solución más utilizada por los entrenadores deportivos. Una solución no siempre provechosa, que impide mejorar la rentabilidad a largo plazo. Una situación que obstaculiza a muchos entrenadores deportivos que se encuentran en situaciones delicadas.

Si quieres destacar y potenciar tu rentabilidad mediante un modelo estratégico para aplicar tus precios, encontrarás todo lo que necesitas saber un poco más abajo en este artículo. 

« ¡Dejen de vender un programa!
Vendan un acompañamiento. El tono de su discurso es enorme y marcará la diferencia.
 »

Étienne Dubois

fundador de Hexfit

Volver a la definición de la oferta

Para poder adaptar tu oferta y mejorar tu salario como entrenador deportivo, es esencial volver a las bases de tu profesión.

De esta forma, el coaching es una práctica profesional que le permite a un cliente alcanzar un objetivo de salud. El trabajo es, entonces, beneficioso en términos de calidad de vida, de ejercicio e incluso de nutrición.

La salud es entonces el resultado de un trabajo de 24 horas al día y 7 días a la semana. En efecto, tus consejos serán aplicados día tras día, sin interrupción. Tomando esto en consideración, ya es más difícil pensar que las tarifas por hora son adecuadas.

La salud no es un elemento que se trabaje solo durante una sesión, ya sea con un preparador físico o un entrenador; se deben tomar en cuenta la alimentación, el sueño y muchos otros factores. Es por esto que resulta necesario repensar el modelo de tarificación.

    Comprender el modelos de aplicación

    Las aplicaciones que funcionan como entrenadores deportivos abundan y la competencia es cada vez más dura. Por esto es necesario darle una nueva percepción de valor a tu negocio. Es ahí cuando la tarifa por hora perjudica al valor percibido por tu cliente. No intentes ocultar tus tarifas por hora mediante paquetes de sesiones por pago mensual y agrupando tus servicios. En realidad es necesario ir más allá para sobresalir. De hecho, existen dos maneras de renunciar de una vez por todas a las tarifas por hora. 

    En primer lugar, existe el servicio de tarifa fija que te permite cobrarle al cliente a cambio de la consecución de un objetivo.

    De esta manera, el número de sesiones no se toma en cuenta, por lo que el cliente no podrá juzgar cada sesión en función del precio que pague. El cliente tendrá así una visión global de los resultados y ya un mal día o un mal entrenamiento no será sinónimo de un finalización de contrato.

    En segundo lugar, existe la solución de suscripción que consiste en realizar cobros a tu cliente cada mes; no por un número de sesiones, sino por un acompañamiento completo.

    Tu objetivo ya no será trabajar por tus horas, sino más bien ponerte al servicio de tu cliente sin contar las horas. Esta solución puede resultar menos rentable para algunos clientes, pero te puede permitir ganar mucho con otros al mismo tiempo que restauras la imagen de tu profesión.

    Estabilizar tu actividad gracias a los planes

    Al realizar el cobro de tus servicios en paquete, vas a poder estabilizar tus ingresos a largo plazo. En lugar de depender de la fluctuación de las tarifas por hora, te puedes concentrar en otras tareas de desarrollo y así hacer crecer tu negocio sin temor a caer de la cima.

    En lugar de pagar por un solo servicio, tus clientes saben cuánto pagar cada mes y por eso consideran que ese dinero está destinado a ti cuando hacen sus cuentas.

    Además es una excelente forma de mejorar el valor percibido, puesto que no haces el acompañamiento de tu cliente por una hora, sino que lo acompañas durante todo un mes para alcanzar un objetivo de salud. Se trata de una perspectiva muy diferente, que permite ganarte la vida igual de bien y hasta más sin tener que explotar el número de horas trabajadas.

    Hexfit - 5 enjeux majeurs de l'haltérophilie

    Trabajar en la percepción del valor

    Para cambiar la percepción del valor de tus servicios, un plan que incluya todo funciona mejor.

    En lugar de proponer dos sesiones de acompañamiento al mes;

    • cada una a 60€ la hora
    • en un gimnasio que cuesta 30€
    • al mes y le termina costando 150€ por mes al cliente

    Proponle un plan de seguimiento de objetivo con:

    • acceso gratuito al gimnasio
    • 2 sesiones de entrenamiento por mes
    • y un seguimiento continuo de sus objetivos
    • mediante programas personalizados en función de su perfil
    • a 200€ por mes

    Una vez que se ponen en papel estas dos ofertas, el cliente percibe mucho más valor en la segunda oferta, mientras que el servicio sigue siendo sustancialmente el mismo. 

    Finalmente, tu salario como entrenador puede literalmente multiplicarse si manejas bien el concepto de percepción del valor. Olvida las tarifas por hora de entrenador deportivo y propón un servicio de acompañamiento de salud, que te permite ir más allá de un simple entrenamiento.

    Ebook : Le futur ne sera pas digital

    Tu recevras le lien directement dans tes mails. Bonne lecture !